0 en números romanos

Desgraciadamente los romanos no disponían de ningún símbolo que designase al número cero. Sencillamente en aquella época no era tenido en cuenta tal concepto en matemáticas, la nada.

No debe sorprendernos que el sistema numérido vigente en la Antigua Roma no dispusiese de este número que tan bien manejamos en nuestros días. De hecho ni egipcios, griegos o árabes tuvieron este nivel de abstracción. Parece ser que los Mayas son la primera civilización en usar el cero.

En el lenguaje cotidiano sí que había la noción «ninguno». Lo que no se contemplaba era la necesidad de especificar la no existencia de elementos mediante una grafía.

A diferencia de los romanos, nuestro sistema de numeración es posicional y ello implica el que aparezcan zonas dentro de un número que ha de denotarse con «nada» o el vacío. El de ellos era aditivo (y sustractivo también).

Para el número 203, por ejemplo, en el sistema de numeración decimal tenemos 2 veces cien unidades, NINGUNA vez 10 unidades y tres veces una unidad. Ellos simplemente denotaban semejante cifra como CCIII.

Precisamente, los mayas, dado que su sistema de numeración también era posicional, como el nuestro, pronto debieron de sentir la necesidad de expresar la idea de «vacío», «ninguno» o «nada». Parece ser que en el año 36 a. C. fue la primera vez que por escrito se usó el cero. Por cierto, ellos no usaban su sistema de numeración para contar cosas terrenales, sino para medir el tiempo. Su numeración comercial era otra.